miércoles, 22 de octubre de 2014

La que está cayendo en internet (III): criminalización de los usuarios

Hace más de dos años que no escribo sobre esto en el blog, en parte por dejadez pero también porque de repente todo el mundo se olvidó del tema. Sin embargo ahora ha vuelto a mi cabeza tras ver este anuncio en televisión.

Recuerda un poco a aquellas imágenes, previas al inicio de una película, donde equiparaban fechorías como fumar delante de una mujer embarazada donde no estaba permitido hacerlo o la conducción temeraria poniendo en riesgo muchas vidas, a la descarga sin permiso de contenidos con copyright de internet. Bajo el lema «si eres legal, eres legal». Irónico, teniendo en cuenta tiempo después muchas de las personas que nos decían eso fueron detenidas.
Ambas campañas buscan una misma cosa: criminalizar al usuario. No solo te dicen que estás haciendo algo malo, te dicen que no es simplemente malo, sino terrible, aberrante, casi inhumano.
Y da mucha vergüenza, porque los que más campaña hacen, los que más se quejan de las pérdidas, son los que están podridos de billetes, los que escusándose en compensar a los autores sacan dinero de todos lados y se lo reparten como quieren, los que se niegan a modernizar la industria para seguir favoreciendo a los intermediarios, los que apoyan sanciones absurdas muy superiores a otras que tienen delitos muy graves.
Todo el mundo se ha descargado algo alguna vez, o se ha comprado algo del top manta; pero tranquilos que no van a meter a media España en la cárcel por eso. Puede que lo que has hecho no esté bien, pero de ninguna forma eres un criminal.

miércoles, 8 de octubre de 2014

Igualdad, la de verdad y la que no tanto

Hace unos días habla -online- con un amigo sobre la presunción de inociencia y el uso de la palabra presunto en los medios de comunicación, cuando acabó apareciendo un enlace a esta noticia.

Poco después, otra persona compartía esta imagen de Twitter.


Ambas cosas, especialmente la segunda, me recordó el poco tino que tienen los políticos de nuestro país al hablar de igualdad, al menos cara al público. Por ejemplo, cuando se proponen hacer un reparto equitativo entre escaños para hombres y mujeres. A primera vista puede parecer una medida muy igualitaria, pero todo lo contrario, es una medida que discrimina a las personas por su sexo, dejando a un lado su valía. Porque si un partido tiene 1 hombre capaz, y 99 mujeres capaces, ¿por qué tiene que ignorar a 49 mujeres capaces para meter 49 hombres que no dan pie con bola? Y lo mismo intercambiando números. Si un partido tiene 99 hombres capaces y 1 mujer capaz, ¿por qué quitar hombres capaces para meter mujeres que no darán pie con bola?

Aquí las medidas para la igualdad son en general así de absurdas, porque lo que importa aquí no es la igualdad, sino las apariencias, los votos que se puedan ganar. Tras la anterior imagen otro amigo, que reside actualmente en Irlanda, compartió esta fotografía en ese momento recién tomada.


¿Qué es AMEN? Un grupo de voluntarios que dan ayuda y apoyo confidencial a las víctimas masculinas de la violencia de género. Cosa que por aquí se dice que no existe. Si aquí un hombre dice que su pareja le maltrata (ya sea física o psicológicamente) no recibe otra cosa mas que burla y humillación. Que no sean tan frecuentes, o que no se denuncien (ya que en España solo se considera violencia de género si un hombre maltrata a pareja o ex-pareja mujer), no es motivo para olvidar estos casos y dejar a sus víctimas desamparadas.

No hagamos política, simplemente actuemos ante los casos de injusticia, y el resto del tiempo tratemos a las personas como si de personas se tratasen.

Saludos.