martes, 20 de noviembre de 2012

Otro 20 de noviembre

Hace tiempo que quería hablar del tema, pero lo he ido posponiendo.

En primer lugar, por favor, cargad este enlace, o mirad esta imagen que es la parte más importante de él.

En efecto, son los resultados de las elecciones generales del pasado 20 de noviembre de 2011, hace un año ya. Unas elecciones que dejaron patente el enorme éxito del Partido Popular y la confianza que la mayoría de los españoles le daban.

Qué bien se miente en televisión.

Para comenzar, hay que analizar un dato obvio: la mitad, y un poco más, de los escaños está pintado en azul claro. Sin embargo, tuvo 10.830.693 votos de los 24.590.557 votos totales. Eso no es más de la mitad. Ni siquiera es la mitad. Pero es más, esa gran victoria no es tal, si comparamos los votos de 2008 con los de 2011: tan solo 552.683 votos más, sobre más de diez millones. Llegamos aquí fácilmente a una primera conclusión: en 2011 el PP apenas obtuvo nuevos votos con respecto a 2008. En otras palabras, muy poca gente decidió cambiar su voto a este partido. Y con razón, viendo un año después lo que el futuro nos ha deparado (y lo que falta todavía).

¿Y entonces cómo es que cantaban tan exitosa victoria? Bueno, resulta que el PSOE sí que perdió muchos votos. Concretamente 4.315.445. Sin embargo, a pesar de haber perdido el 38,2% de los votos, sólo perdió el 34,9% de los escaños. Sobre el total, obtuvo el 28,73% de los votos, pero el 31,4% de los escaños. Esta diferencia se hace mayor en el caso del PP, con el 44,62% de los votos y el 53,1% de los escaños.

Estas diferencias se hacen más notables en otros partidos. Por ejemplo, entre IU y UPyD, el primero obtuvo 1.680.810 votos y el segundo 1.140.242, sin embargo, se llevó más del doble de escaños. Todavía hay más brecha ente UPyD y AMAIUR, que contando el segundo con sólo 333.628 votos, ¡obtuvo más escaños! Con sólo un tercio de los votos.

Es más, cualquier partido con un 0,286% de votos le correspondería al menos un escaño (el 0,286% de 350 es 1), pero podemos ver partidos con un porcentaje mayor sin escaño alguno.

¿No se supone que es un sistema de representación proporcional?

Pues en efecto se supone, pero para nada lo es. Hay quien achaca este fallo a la ley de d'Hont, la cual se usa para hacer el reparto de los escaños. Si bien este sistema es discutible en cuanto a la equidad del reparto y existen alternativas, es cierto que uno u otro sistema es necesario, ya que no se pueden repartir los escaños de forma exactamente proporcional a los votos, y también que este es el menor de los problemas.

El verdadero problema radica en que los votos no se computan sobre el total nacional, sino que van por circunscripciones. En España cada provincia es una circunscripción, y a cada una se le asigna un número de diputados a elegir. Hay casos extremos, como Ceuta o Melilla, que sólo tienen un diputado a elegir (cada una), así que da igual a qué partidos se voten, el que obtenga más votos se quedará con ese escaño, y los demás votos serán ignorados. En cada provincia, un mismo partido puede quedarse en el límite de votos para conseguir un diputado en cada una, y por tanto no conseguirlo. Así, en el total nacional no obtendría un solo diputado, pero sin embargo obtendría una cantidad de votos significativa y sin duda superior a otros partidos con escaños porque en una provincia en concreto ha recibido muchos votos.

Para colmo, quedan automáticamente eliminados del reparto los partidos con menos de un 3% de los votos en cada circunscripción.

Por lo tanto, con las circunscripciones se favorece a los partidos mayoritarios y se entorpece a los minoritarios, impidiendo así la pluralidad de opiniones y pensamientos presentes en el Parlamento.

Hay otro ligero añadido a esto, y es que los votos en blanco no computan, aunque ya salió un partido político (Ciudadanos en blanco) para compensar esto.

Me gustaría finalizar este análisis con una conclusión positiva. En el año 2008 los votos de PP + PSOE fueron 21.567.345, con 323 escaños. En 2011 este resultado fue de 17.804.573 votos y 296 escaños. Son 3.762.772 votos menos para ellos y el doble de escaños para los partidos minoritarios, un gran logro teniendo en cuenta lo injusto del reparto.

Para mí es una buena noticia, pues es un pequeño paso para la verdadera pluralidad y democracia, para quitarle el poder a esos dos partidos que nos han dejado en esta lamentable situación, la cual sigue empeorando. Me gustaría saber qué pasaría si se celebraran de nuevo unas elecciones anticipadas, mañana mismo. ¿Qué decís vosotros?

miércoles, 17 de octubre de 2012

El nefasto peso de la publicidad

Atención a esta fotografía.

¿Colecciono catálogos del súper? ¿Tengo síndrome de diógenes?

No, nada de eso. Tan solo es un pequeño estudio que me propuse hacer: acumular toda la publicidad que me llegara al buzón en un año. He de aclarar que en verdad sólo habrá un 80% aproximadamente, a que estuve ausente unos dos meses del piso y mis compañeros gestionaron lo que llegaba al buzón en ese tiempo, ignorando lo que me traía entre manos. También que se trata de un piso en la ciudad de Valencia, NO situado en una calle principal, avenida, o similar. Por cierto, el 100% de esta publicidad es no solicitada.

¿Qué hay en todo ese montón? Pues he podido clasificar toda la publicidad en estos cuatro grandes grupos:
  • Catálogos mensuales, bimensuales, trimestrales o semestrales de al menos 20 páginas, tamaño folio o doble folio, de grandes supermercados y tiendas de electrónica: Carrefour, Lidl, Alcampo, Worten, Saturn, MediaMarkt, y alguno más.
  • Dípticos y trípticos de gran calidad con ofertas de franquicias: Telepizza, Domino's Pizza, Vitaldent, Unident, y otras ópticas y clínicas de odontología.
  • Cartas de todo tipo de restaurantes: comida para llevar, comida asiática, kebabs, pizzerías y hamburgueserías no franquiciadas, etc.
  • Pequeños carteles y tarjetas de profesionales liberales: cerrajeros, fontaneros, albañiles, electricistas, etc.

¿Quién puede permitirse la mejor publicidad? ¿Y los mejores precios? Esas dos preguntas las podéis responder por vuestra cuenta.

El peso total de todo ese montón es de al menos 3kg (sí, medido a ojo, pero muy buen ojo y tirando por lo bajo), y del volumen un 85% corresponde al primer grupo, y el otro 15% al resto. Para que luego algunas empresas presuman de ser ecológicas. Porque nadie parece darse cuenta del gran impacto ecológico que tiene la publicidad impresa: fabricar el papel, transportarlo, imprimirlo, volverlo a transportar, y al poco tiempo (menos de una semana) la inmensa mayoría de ese papel ya es residuo, y hay que hacer más para seguir publicitando.

¿Y para qué? Pues para casi nada. Las personas estamos tan sobre-estimuladas que hemos desarrollado cierta inmunidad a la publicidad. En términos generales, cuando aparece algo de esto en el buzón, va directo a la basura, sin siquiera mirar su contenido. Cuando te lo dan en la mano por la calle, va a la basura todavía más rápido, especialmente si te lo meten a la fuerza en el regazo del brazo (a mí me lo han hecho). Cuando aparece por televisión, cambiamos de canal. Cuando aparece navegando en internet, acaba resultando molesta y hasta nos instalamos bloqueadores de publicidad. Y nos cabreamos con nosotros mismos cuando nos descubrimos tarareando una de sus canciones.

Empresas, aprended que la mejor publicidad es el boca a boca: lento, pero efectivo, ¡y con coste ecológico cero!

martes, 16 de octubre de 2012

Felicidades a todos

¡Sí, a todas las personas que leeis este blog! Y a las que no también.

¿Que qué se celebra? ¡Pues la Navidad, claro! Que para quienes no se hayan enterado, ya ha comenzado.
¿Y en qué me baso para hacer esta afirmación? Pues en un criterio universal: en los supermercados ya hay polvorones y turrones. Y en breve aparecerán los adornos y las campañas publicitarias. O igual ya están ahí y no me he enterado.

Navidad... cada vez más prematura, ¿no?  Voy a hacer un pequeño repaso de las fechas en las que este blog ha ido haciendo su rutinaria felicitación de Navidad anual.

Año 2008. 26 de noviembre.
Año 2009. 16 de noviembre (o más bien, dos semanas antes).
Año 2010. Dejé el blog desatendido ese año.
Año 2011. Ya pasé del tema.
Año 2012. 15 de octubre.

No voy a discutir el tema. Un año más, no hace falta hacerlo. La obviedad ya abruma. Tan solo voy a plantear una pregunta, ¿intentan acaso hacernos sentir jovialidad durante un mayor periodo de tiempo? Porque en ese caso, no sé yo si la jovialidad será aplicable para todos, o siquiera la mayoría.

No sé si me explico, para más detalles podéis leer este relato que publicó Lorenzo Silva en elmundo.es: Campaña de Navidad.


Pues lo dicho, saludos, ¡y feliz Navidad!

P.D.: Nunca he sido gran seguidor de los refranes populares (muchos basados en miedos y charlatanerías), pero me parece que este viene al pelo para reflexionar sobre la pregunta que he lanzado: lo bueno, si breve, dos veces bueno.

miércoles, 5 de septiembre de 2012

Consigue tu libertad de expresión

Hace poco leí este artículo en la Pizarra de Litox, y me di cuenta de que tenía razón, que la gente se queja de que los medios están manipulados y de que no hay libertad de expresión. ¡Pues hay que ganársela! Como ahí bien dice, abriéndote un blog y escribiendo lo que opinas, desde el respeto pero sin ataduras. Y se me ocurren más formas, como dando pequeñas charlas o exposiciones en tu barrio o localidad, ya sea en la calle, en un centro social, ¡o en tu garaje, qué leches!, a través de redes sociales (buena forma de dar a conocer tu blog), y seguro que hay muchas más que no se me ocurren porque estoy escribiendo esto con prisas.
A parte de darme cuenta de que tenía razón, me di cuenta de otra cosa, y es que hacía tiempo que no ejercía mi libertad de expresión a través de este blog, cuatro meses sin escribir nada. Pero tengo mucho que decir aún, así que en breve estaré de vuelta con mucho que leer para vosotros.

Recuerda, si quieres libertad de expresión, escribe un blog y gánatela.

¡Saludos!

sábado, 28 de abril de 2012

Cuestión político-social (1)

Todo recordamos lo sucedido, aunque casi nadie sabría decir una fecha exacta, yo apunto a que hace más de un año, 13 meses, muchos empezaron a pedir elecciones anticipadas. Sus motivos tendría cada uno, ¿verdad? No quiero venir a criticar ese hecho, al fin y al cabo creo que la inmensa mayoría de los españoles quería un cambio en la política. Cada uno el suyo, pero cambio al fin y al cabo.
Las elecciones se celebraron el 20 de noviembre, con un resultado que analizaré desde mi punto de vista próximamente.
Lo que me viene a interesar ahora son dos cuestiones. La primera, que quienes ganaran las elecciones entonces mintieron como vellacos ([1], [2], [3], y podéis encontrar más fuentes, datos y pruebas buscando en internet)
  • Dijeron que no subirían los impuestos.
  • Dijeron que no harían lo que les mandaran desde fuera [Europa].
  • Se dijo que se recortaría en todo menos en sanidad y educación.
  • Y que no habría copago en la sanidad.
Supongo que el trabajo de político consiste en mentir (ya que este no es el único partido que miente).

La segunda, que me irrita especialmente, es que lo que se está privatizando lo público a conveniencia de quien privatiza. ¿Cómo, que no entendéis? ¿Que no me creeis? Pues tomad este enlace (hay más por ahí, lo mismo de antes, no os creais lo que os digo y buscad más información). Y, para no variar, se sigue con las contrataciones a dedo. Aunque igual que con las mentiras, esto tampoco es novedad.

Ciertamente hay más cuestiones, quizá no tan escandalosas o llamativas. Desde luego tampoco nuevas. Lo que ahora me pregunto yo es, si hace más de un año queríamos elecciones anticipadas porque queríamos un cambio, y ya está claro que no está habiendo cambio, o en todo caso, lo está habiendo a peor, ¿por qué no volvemos a pedir unas elecciones anticipadas? ¿Cuánto más vamos a esperar?

miércoles, 14 de marzo de 2012

El 15M no ha muerto. ¿Sería aplicable en Jumilla?

Hace tiempo que no sale en la tele. Ni si quiera te lo encuentras en internet si no es porque lo estás buscando. Pero ese movimiento ciudadano que surgió hace casi un año sigue ahí. Apenas está en las calles o en las plazas. Y sin embargo, está tan vivo como al principio, y siguen siendo miles de personas quienes le dan vida.
En primer lugar, ¿era todo eso que se pedía algo nuevo? Nada más lejos de la realidad. De hecho, ni siquiera era una utopía, como algunos decían. Y es que eso ya se llevaba haciendo en algún pueblo de España. Cuidado, que lo puedes llamar 15M o lo puedes llamar de otra forma, y muchos grupos concretos querrán llamar la atención dentro de este movimiento y adueñarse de él (sindicatos, partidos políticos, defensores de ciertas corrientes de pensamiento...). Pero que no nos engañen.
En aquél pueblo que he mencionado siguien con ese gran nivel de participación, ¿pero y en el resto del país? Pues existen otros pueblos donde se ha empezado a hacer algo similar, como también en barrios de grandes ciudades, un ejemplo es el Barrio de los Austrias. en Madrid (aquí su página web). Hacen asambleas semanales, hacen todo tipo de talleres culturales, como proyección de documentales, se movilizan en contra de los desahucios a sus vecinos, hacen comercio "de la huerta a casa", o intentan cultivar huertos urbanos comunitarios, piden a su Ayuntamiento que se lleven a cabo tareas necesarias pero ignoradas por los políticos... En definitiva, participación ciudadana.
Además de estas reuniones de ciudadanos, hay muchos proyectos en marcha, algunos de los cuales se mencionan aquí. Para quien piense que esto no ha pasado a la historia, o que no hay documentos.

Hay una pequeña reflexión que me ronda la cabeza y quiero compartir. Y es que a muchos esto les parece absurdo, o innecesario. Me parece a mí que no nos gusta participar. Sin embargo siempre nos quejamos sobre las leyes, los políticos... ¿No será también que nos gusta que nos gobiernen, pero sólo si es a nuestra manera? Por eso no creo que sean compatibles la pasividad con el querer un buen "gobierno". ¿Habrá que ponerse manos a la obra, no?

Me pregunto yo si no sería posible aplicar esta forma de obrar del 15M en nuestra Jumilla. Organizándonos por barrios, o no, ayudando al prójimo y a uno mismo, compartiendo, aprovechando todo lo que tenemos (espacios culturales y de reunión), colaborando juntos para, en vez de quejarnos, solucionar los problemas que, sea cual sea nuestra ideología, a todos nos afectan.

Me gustaría acabar citando unas palabras de Rubén Caravaca (extraídas del enlace "Barrio de los Austrias" en este mismo artículo):

"Maneras de acción política que poco tienen que ver con lo habitual. Lo local y lo global con una única recompensa: construir un mundo mejor. Cada sábado en la asamblea semanal se palpa la emoción de los que intervienen, la complicidad de los que asienten, la solidaridad con los que lo pasan mal, la manera de aislar a los que distorsionan o intentan monopolizar, por partidismo o personalismo, los debates. Nueva cultura política alejada de la tradicional que será preciso que se adapte si no quiere proseguir su caída libre."

Saludos, vecinos.  

sábado, 11 de febrero de 2012

La que está cayendo en internet (II): anticuados modelos de negocio artístico-cultural

Es curioso ver cómo aquellos que ven en los avances tecnológicos la escusa perfecta para hacer negocio, usan para ello una mentalidad antigua y sin evolucionar. Así aquellos que quieren perpetuar el viejo modelo de producción en fábricas (allá cuando empezó la Revolución Industrial), llaman al consumismo desmedido y la obsolescencia para que compres el ultimísimo modelo de televisor, ordenador, o teléfono móvil.
Esto también pasa, aunque de forma distinta, en la industria musical y la cinematográfica. No sé si en alguna otra más, estas son las que mejor conozco. Con los medios de hace cincuenta años, un músico o una banda no podían grabar sus composiciones y distribuirlas. Por ello necesitaban de algo, que las compañías discográficas podían proporcionarles: estudios de grabación, diseñadores para las portadas de los discos, medios de distribución, y especialmente publicidad. Se podría decir que eran una especie de mecenas, que lo único que pedían a cambio era parte de los beneficios. Además, la única forma que tenía el público de acceder a ese arte, era viéndolo en directo, o comprando un disco. Comprar el disco era más cómodo que el método más antiguo de ir a ver un concierto en directo, además era más barato, pues el precio del concierto sólo te valía para una escucha, mientras que el disco duraba indefinidas reproducciones.
Del directo a los cilindros de cera, después a los vinilos, las cintas de casete, los CDs (estos ya digitales), y actualmente los reproductores portátiles (como mp3), discos duros e internet. Más o menos esa ha sido la evolución tecnológica de los medios de reproducción musicales. Medios cada uno un poco más cómodo que el método anterior.
Sin embargo, la industria pretende mantener la mentalidad antigua. No quieren ver que el coste de su antiguo método de distribución es un derroche y está limitado. No quieren saber de grupos que se autoeditan, que usar medios más directos del creador al público. Existen alternativas, pero en lugar de aceptarlas pretenden limitarnos a nosotros.
Uno de los servicios que ofrecía Megabox (parte de la desaparecida Megaupload y rumores a parte) era la posibilidad de que músicos colgaran su música para que la gente la pudiera descargar (comprándola). Gran parte de los beneficios iban al autor, y el resto eran en parte ganancias para Megabox y la otra parte destinada a gente que publicara sus canciones de manera gratuita. También existe Jamendo, que permite distribuir música de forma libre, y para aquellos que quieran, hacer una donación a los autores. Modelos modernos y directos, que no criminalizan al usuario y que unen al artista y al espectador. No me pongáis iTunes y similares como ejemplo, porque sus precios son similares (o superiores a veces) a comprar el CD, sin tener los mismos costes (materiales y de distribución). Igual ocurre en la industria editorial: un libro de 500 páginas, tapa dura, papel reciclado, 20€; Su precio en versión digital para comprarlo por internet (ahorrándose infinidad de costes) 16€. ¿Estamos locos o qué?
Pasa lo mismo con el cine. Quizás los medios para crearlo todavía son un poco inaccesibles para gente corriente, pero lo cierto es que con poco se puede hacer mucho, y si se requiere de más, existen ideas innovadoras como las de El cosmonauta, una superproducción cinematográfica nada barata, pero que sin embargo se distribuirá con una licencia libre. Para financiarla, ofrecían la posibilidad a quien quisiera de convertirse en coproductor de la película, haciendo un pago mínimo de 2€ (creo recordar que esa era la cantidad). Además, el hecho de que el espectador de implique, hace que sea más atractiva para él y sus amigos y familiares, que querrán ir a verla al cine para ver el resultado final. No digo que todo el mundo tenga que hacerse coproductor de toda película que quiera ver, ¿pero y si se hace algo similar a Megabox con el cine?

Que no os engañen cuando digan que protegen la cultura y los autores, sólo protegen sus intereses económicos.

jueves, 2 de febrero de 2012

La que está cayendo en internet (I): Divagaciones sobre

Mirad esta imagen, a poder ser ocupando toda la pantalla. Observad sus detalles durante al menos un minuto.

¿Oscura, verdad? Recuerda a aquellos tiempos oscuros, en los que todo el conocimiento de la humanidad descansaba oculto en los apartados monasterios, donde sólo unos pocos copistas tenían acceso a él, y no para divulgarlo precisamente.

Pues esos tiempos podrían volver. La imagen es la que alguien que entrara en la Wikipedia en inglés hace un par de semanas podría encontrarse. Era una forma de protesta (no la única), contra uno de los mecanismos de censura que se quería imponer en internet.

Adelanto ya que no voy a entrar en detalles o discusiones sobre la legalidad o la moralidad de las descargas de música, películas y demás por internet, ni en la proposición de mecanismos alternativos que nos satisfagan a todos. De todo ello hablaré brevemente en futuros artículos.
Tan solo quiero poner una premisa: ¿de quién es la cultura? La cultura es de todos, y todos contribuimos a ella y nos nutrimos de ella.

Primero quiero hablar de algo que pasó hace poco, y que tanto se ha hablado de ello, que ya ni es noticia. Me refiero al cierre del portal de descargas más famoso del mundo, Megaupload. A pesar de que no es nada nuevo, quiero decir algo al respecto ya que se ha creado mucha confusión (de forma intencionada) sobre el tema. Si la web cerró, fue porque su dueño la utilizaba para blanquear dinero que obtenía de forma fraudulenta. Nada tiene que ver el cierre con lo que los usuarios hicieran en la web. Y de hecho, el cierre ha sido más pernicioso que beneficioso. En primer lugar, porque el portal no sólo se usaba para descargar contenidos con copyright, también había quien lo utilizaba para tener copias de seguridad de sus datos, compartir apuntes de clase, o almacenar y distribuir contenidos creados por ellos mismos. Por no hablar de aquellos que, dieran el uso que le dieran, tuvieran una cuenta Premium, esto es, que hubieran pagado para tener un servicio de mejores características que el gratuito. Porque, que yo sepa, a esta gente nadie les va a devolver su dinero. Es como si alquilas una plaza de garaje por un año (pagándolo entero por adelantado), y a los dos meses te encuentras con que al dueño le han embargado la cochera porque la tenía de forma fraudulenta. ¿Quién te devuelve tu dinero? ¿Qué pasa si tenías algo de valor dentro?

Casualmente (o no), este hecho tuvo lugar cuando estaba en el punto más caliente el debate sobre la ley SOPA, la cual con la escusa de proteger los derechos de muchos autores (en verdad, proteger los intereses de unos pocos empresarios) permitía el cierre de cualquier web sin siquiera la intervención de un juez. Esto permitiría un gran mecanismo de censura, ya que si por ejemplo yo pusiera una imagen con derechos de autor sin permiso, cerrarían todo mi blog. De hecho, cerrarían muchísimos blogs del dominio blogspot.com, ya que se encontrarían todos alojados dentro del mismo servidor.

Por suerte, qué digo suerte, gracias a la acción y la presión de millones de personas de todo el mundo, que pudo más que la presión de los lobbies, quienes propusieron esta ley se echaron atrás, así que de momento no hay SOPA.

Sin embargo, no estamos fuera de peligro. Intentan censurar la red por otros medios. Como el tratado ACTA, el cual se está llevando a cabo de la forma más en secreto posible. Este tratado permitiría no sólo lo que la ley SOPA pretendía, de forma aproximada, sino que además esto se haría invadiendo radicalmente nuestra intimidad, llegando a revisar nuestros correos electrónicos. Hace casi un año que me enteré de ACTA, pero a penas había información por internet. Ahora he encontrado este vídeo que puede aclarar muchas cosas.

Pero al igual que con SOPA, muchísimas personas están (estamos) realizando alguna acción para evitarque ACTA se lleve a cabo. Tú también puedes hacer algo, simplemente hablando de esto con tus amigos o familiares, en una red social o en un blog. También firmando propuestas de algunas comunidades en internet (como Avaaz o Actuable [2]). Todo es poco si se trata de luchar por nuestra libertad. Por lo que sé, falta que la Unión Europea se pronuncie al respecto de ACTA, y lo que se diga es decisivo, así que hay que hacer que nuestros representantes digan que NO a esta barbaridad.

Si no te apetece firmar y no tienes forma de hacerte escuchar, existen dos movimientos que se realizarán próximamente a los que puedes apuntarte. El primero, convocado por Anonymous, que será el 4 de febrero (este sábado), consiste en concentraciones pacíficas en las puertas de las Subdelegaciones de Gobierno de cada provincia española. En los detalles de este vídeo se da más información  e indican dónde tienes que ir, en el caso de Murcia, Avda. Alfonso X el Sabio, 6. Se recomienda llevar puesta una máscara de Guy Fawkes.

La otra, que han llamado "Marzo negro", consiste, según leí, en "darles donde más les duele: en su margen de beneficios". Para ello proponen no consumir nada de música, cine o literatura, ya sea comprándolo o descargándolo de internet. El cartel oficial (por así decirlo) es este:

Para aquellos que piensen que esto perjudicará a los pequeños comercios, que no teman, estas tiendas llevan sufriendo desde hace años por culpa de las grandes superficies, que ponen precios con los que no se puede competir.
Según mi forma de verlo, marzo negro no es la mejor idea del mundo. Por un lado, pienso que la industria achacará ese agujero en los beneficios a la "piratería". Por otro, me ha disgustado ver la opinión de algunas personas que al ver este cartel se reían y jactaban diciendo que "yo nunca compro nada, me lo voy a seguir bajando todo". Pobres ellos que no aprecian la cultura, no han entendido de qué va marzo negro, y no se dan cuenta de que su libertad está en juego. Hablaré de este pequeño colectivo también en un futuro breve.

Por último, si has llegado hasta aquí, quiero que vuelvas a observar brevemente la imagen del principio, y recuerdes que el futuro está en nuestras manos.