miércoles, 21 de diciembre de 2011

Cierre del conservatorio municipal profesional de música Julián Santos

Con la bonanza llegó el derroche, y con la crisis el recorte. Pero en vez de recortar en derroches y en chorradas, recortan en la educación y en la cultura, y en algo que une a estas dos: la enseñanza musical.
No soy gran conocedor de los detalles, así que sólo puedo remitirme a lo que mis amigos y amigas me han contado, y a enlazar a la web de Telecable y a la de El eco de Jumilla, para informar de lo que está pasando.
Si queréis impedir que el conservatorio cierre, firmad esta petición on-line, o acudid a la concentración el viernes 23 de diciembre a las 10:00 en la puerta del Ayuntamiento. Muchas asociaciones similares están en condiciones similares por toda España.

Espero que se valore lo que tenemos y lo que nos ha costado conseguirlo, y no lo perdamos.

Saludos.


EDICIÓN: Me acabo de enterar de esta genial noticia

EDICIÓN 2: La prensa se empieza a hacer eco más allá de lo local.

martes, 13 de diciembre de 2011

Buen uso y peligros del correo electrónico (email)

Con esto de las nuevas tecnologías y de que todo el mundo quiera apuntarse a todo sin tener ni idea de nada, el número de direcciones de correo electrónico se ha incrementado de forma increíble en los últimos lustros.
Sin embargo, el hecho de que crearse una cuenta de correo electrónico sea fácil y además se ofrezca gratuitamente por muchísimas empresas, ha incentivado que la gente no le dé el valor que le corresponde a estas cuentas personales.
Para que nos entendamos: dar una dirección de correo electrónico es casi igual de importante que dar una dirección de correo postal. Seguro que no le das la dirección de tu casa a cualquiera, pero la de correo electrónico pulula escrita por casi cualquier sitio sin pensar en lo que ello conlleva. Tampoco mandas postales navideñas a tus amigos escribiendo la dirección de todos en cada sobre, y sin embargo no haces más que repetir esta acción mandando correos por internet.
Por ello, quería comentar una serie de buenas prácticas que ayudan a conservar la privacidad y la seguridad de nosotros mismos y de nuestros contactos.
1. No tengas demasiadas cuentas de correo electrónico. Hay quienes les gusta tener una cuenta para amigos y familiares, y otra para asuntos de trabajo. Incluso una tercera para registrarse en sitios en los que no confía mucho, y la tiene de prueba. Pero a parte de esas tres, no son necesarias más. Si estás teniendo problemas con una cuenta, no hagas una nueva, seguro que ese problema se puede solucionar (seguramente si sigues leyendo sabrás cómo).
2. Anota o recuerda todos los sitios donde te registras. Foros, redes sociales, revistas on-line, listas de correo... hay muchas páginas donde necesitas registrarte para poder acceder a sus contenidos o participar en ella. Tu cuenta de usuario se asocia un nombre a una dirección de correo electrónico y una contraseña. Si dejas de usar tu cuenta de correo electrónico, la borras, y alguien la registra después, podría acceder a esas páginas y hacerse pasar por ti. O si después de un tiempo quieres borrarte de esas páginas, generalmente necesitarás una confirmación que te llegará a esa cuenta de correo electrónico.
3. No marques como spam todo correo no deseado. A veces recibimos correos publicitarios o informativos que no deseamos. Pero eso no significa que alguien esté haciendo trampa o actuando mal, sino que el problema es culpa nuestra. Revisa el contenido de estos mensajes, ya que muchas veces son boletines de páginas donde nos hemos registrado, y hay un enlace que nos sirve para indicar que ya no queremos recibir más mensajes de ese tipo de esa web. Además, si marcas ese correo como spam, perjudicarás a otros usuarios que sí quieran recibir esos boletines, ya que el servicio detectará todos los mensajes de esa misma fuente como spam.
4. Cuidado con los correos extraños de gente conocida. Si algún amigo o familiar te manda un correo, pero el contenido de este es extraño (no parece escrito por esa persona, no va dirigido a ti, tiene pinta de haber sido escrito por una máquina, y sobre todo te pide que hagas clic en un enlace o está en otro idioma), lo mejor será no tocar nada y no hacerle caso. Pregúntale a tu amigo/familiar si él o ella ha mandado ese correo, porque seguramente ha sido víctima de un virus o una página fraudulenta, que ha mandado el correo de forma autómatica a todos sus contactos para extender el daño.
5. Cuida la privacidad de tus contactos a la hora de enviar correos de forma masiva. De vez en cuando nos mandan correos con chistes o imágenes que son divertidas o ingeniosas, y los queremos compartir con todos. Eso está muy bien, pero ten cuidado, si pones la dirección de tus contactos en el campo "Para:", ¡todo el mundo podrá ver la dirección de todo el mundo! Es muy importante usar el campo CCO (con copia oculta, en inglés BCC - blind carbon copy), que por defecto viene oculto y tendrás que activarlo con algún botón que ponga "Activar CCO", "Mostrar CCO", o algo similar (puede poner BCC en vez de CCO). De esta forma, cada uno de tus contactos verá sólo tu dirección como remitente, pero la de nadie más, como si sólo se lo hubieras enviado a él o ella. Por supuesto, si te llega un correo donde aparecen docenas de direcciones de correo electrónico, bórralas antes de enviarlo, y mándale un correo a la persona que te lo envió hablándole del CCO.
6. Evita que tu dirección se muestre en todos lados. En muchos foros y redes sociales se muestra al público, por defecto, tu dirección de correo electrónico. Busca en la configuración de dicha web cómo ocultarla, si no quieres que spammers puedan encontrarla y empezar a enviarte correos basura. Así mismo, evita escribirla en tablones accesibles al público, y si necesitas comunicársela a alguien, mandarla por algún sistema de mensajes privados.
7. Cuida la veracidad. O lo que es lo mismo, cuidado con los hoax o bulos. A veces recibimos correos que se nos revelan como una verdad desconocida, en la que típicamente alguien quiere aprovecharse de nosotros o nuestra ignorancia. Seguro que tenéis la necesidad de enviárselo a todos vuestros contactos y divulgarlo, sin embargo, antes de quedar en ridículo, buscad información en internet y contrastad varias fuentes, porque seguramente sea mentira. Existen algunas páginas especializadas en este tema, como esta.

Espero que estos consejos os sean de ayuda, y si tenéis algún otro problema no mencionado aquí, comentadlo, que seguramente falte algún consejo importante por dar que se me esté pasando por alto.

Saludos.

domingo, 9 de octubre de 2011

Pequeña anécdota sobre Jumilla y el cine

Hace unos meses paseaba yo por la Calle de la Feria (alias Cánovas del Castillo, ¿o es al revés?) y vi en un establecimiento un cartel que anunciaba la proyección de una película en el Jardín de la Glorieta. Joven e ignorante, el título de Bienvenido Mr. Marshall no me dijo mucho, y pensé que sería un buen plan para esa noche, porque se proyectaba esa misma noche. De camino a casa me topé con un pequeño grupo de chicos y chicas que estaba poniendo el mismo cartel que había visto en otro sitio. ¡Con qué poca antelación avisan! Me invitaron a asistir y les respondí que ya tenía intención de ir.
Al llegar esperaba más: sólo había una pantalla blanca para interiores con su respectivo proyector, un equipo de música, un ordenador portátil, y unas treinta sillas verdes, de estas del colegio. Estaban los chicos que antes había visto poniendo el cartel, y dos de ellos llevaban cámaras. Antes de la proyección, nos explicaron que estaban haciendo una especie de documental, en el que iban a ir proyectando películas antiguas o desconocidas por varios pueblos de España al aire libre, y ver cómo reacciona la gente (cuánta gente iba, de qué edad, ...). No recuerdo bien los detalles que me dieron. Una vez la peli en marcha, las sillas no se llenaron, aunque había gente apartada viéndola.
El caso es que se me olvidó pedirles algún medio de contacto para poder ver el resultado final de ese documental, y hace unas semanas intenté buscar este proyecto en internet, a ver si encontraba algo. Nada de nada. Donde sí me llevó esa búsqueda fue a este artículo de una de las millones de bitácoras de la red.
Ahí se nombraba a Francisco Bernal Jiménez. Igual a vosotros os dice algo, pero a mí, joven e ignorante, fue toda una sorpresa "descubrir" a este señor. Francisco Bernal fue un actor, de la época de Berlanga, nacido en Jumilla el 22 de julio de 1900, y fallecido en Madrid en 1963. Aquí una foto extraída del enlace anterior:

Participó en 137 películas, o al menos eso dice la Internet Movie Database (Base de datos de Películas en Internet). Si haces clic en el enlace, podrás ver los títulos. En algunas indica qué papel realizó.
Hasta ahora, la única relación entre Jumilla y el cine que conocía era Roque Baños, y el concurso de cortometrajes del IES Arzobispo Lozano. Y seguro que en los comentarios conoceré alguna más.

Saludos.

P.D.: gracias a los comentarios por la información sobre José Guardiola.

martes, 9 de agosto de 2011

Calidad, sí claro

Hola.
Hace ya algún tiempo que quería hablar de esto. Justo cuando vi el anuncio en televisión. Ya fue casualidad que yo estuviera viendo la tele en ese momento. Se encargaron de recordarlo bien, pero por si alguno no lo recuerda, o no lo sabe, McDonald's España tiene la Q de calidad.

¡Viva la información confusa y difusa! Porque ahora al ver eso la gente pensará que su comida es sana y buena. Nada más lejos de la realidad. Para empezar, hay que saber qué es eso de la Q de calidad (sí, clic en el enlace). Esa Q es para la calidad turística. En las pocas veces que he ido a este tipo de establecimiento (sí, a veces voy, la comida está buena) tienes carteles informativos con los precios y las configuraciones de los menús. Hay varias personas para atender a la clientela, y lo hacen de forma rápida y eficaz. Hay personas dentro de la cocina que se encargan de que no llegue comida en mal estado a mi boca, que los empleados tengan las manos limpias, que el aceite para freír no se use más de cierta cantidad de veces, y otras muchas cosas. Es así, y así debería ser en todos sitios. Eso es la calidad turística, y por eso tiene este establecimiento este distintivo. Mi opinión es que no la merecen, por la publicidad engañosa en la que las hamburguesas son más grandes y lustrosas que las que sirven. Pero bueno, eso es algo que no se tiene en cuenta, supongo.

¿Y qué pasa con la comida? Pues como buen establecimiento de calidad turística, te informan del contenido nutricional de sus alimentos. Y solo viéndolo, te asustas de las calorías que tiene cada cosita. Hay un menú que tiene el 90% de la sal diaria recomendada. Sodio para hartar en la hamburguesa más simple. Grasas saturadas para saturarte. Y de cantidad de vitaminas y demás ni siquiera se habla. Y es que esa comida no es saludable, en ese u otro establecimiento. Aunque es preferible hacérselo casero, resulta más nutritivo.


Sabemos que hay que comer variado y hacer un poquito de deporte para mantenernos sanos, ¿por qué nos gusta engañarnos con estas cosas?

domingo, 7 de agosto de 2011

Ecofalacias: coches ecológicos y eléctricos

"Solo hay dos cosas infinitas: la estupidez humana, y el universo. Y no estoy muy seguro de la segunda". Una frasecita que soltó Albert Einstein en su momento. Y qué gran verdad. Somos tan estúpidos, que sabemos que estamos agotando el petróleo, y en vez de aceptar que nuestro consumo desmedido ha de encarecer inevitablemente (e increíblemente) los precios de los carburantes, nos quejamos y exigimos a nuestros gobernantes que inventen fórmulas milagrosas para que no sólo no suban, sino que además bajen un poco y se mantengan ahí de forma indefinida.
Entonces llegan unas compañías fabricantes de automóviles, y nos venden sus coches ecológicos. Parece ser que los señores que nos venden esos coches tienen una curiosa visión de la palabra ecológico: un poquito menos contaminante que antes. Y apelan a que nos ahorraremos un poquito de combustible para así desechar nuestro anterior vehículo como un cacharro inútil y comprar uno nuevo. ¡Ecologismo en estado puro este de generar residuos por objetos usados y por generar un objeto nuevo! Menos mal que los coches no vienen en un embalaje dentro de una caja dentro de una bolsa.

Claro, pues como esos no terminan de colar, vienen otras compañías y sacan unos coches, ¡que no emiten nada de CO2! El funcionamiento es sencillo: motor eléctrico + batería de gran capacidad. Algo bajos en prestaciones, eso así, pero porque cuesta almacenar grandes cantidades de electricidad. Pero eso es tema a parte, ya que se está investigando en cómo mejorar esto. El tema aquí es que, por muy bonitos que los pinten, los coches eléctricos tampoco son ecológicos, o al menos algunas cosas tienen que pasar para que puedan considerarse así. Primero, la obtención de la energía. Los coches se recargan enchufándolos a la red eléctrica, y la energía que por ella circula se obtiene hasta ahora por medios bastante contaminantes (quema de combustibles fósiles y centrales nucleares). Cuando toda la energía eléctrica provenga de medios renovables, podremos hablar de ecología. Segundo, las baterías. Tarde o temprano quedan obsoletas, al fabricarlas se generan muchos residuos contaminantes, y al desecharlas, otros tantos. Hasta que no llegue el concepto de la cuna a la cuna a las baterías eléctricas, esto será un punto no ecológico para los coches eléctricos. Tercero, el hecho de consumir un nuevo producto dejando de lado a otro. Comprar, tirar, comprar, eso es totalmente contrario al ecologismo. Otra cosa sería si pudiéramos adaptar los vehículos que ya poseemos para hacerlos eléctricos. Por supuesto, los fabricantes no quieren saber nada de esto.

Al final, y como pasa con todos los males actuales del mundo, el problema no es ni tecnológico, ni económico, ni ambiental: se trata de una crisis de valores. Porque, ¿para qué tanto coche? Párate un día en una carretera a la hora en la que la gente va a trabajar. Por cada cinco plazas, una sola persona en el interior. Derroche de recursos. Nadie quiere ir en transporte público, prefiere el egoísmo de ir en su propio coche que no es capaz de compartir.

Saludos.

miércoles, 6 de abril de 2011

Machismo e ¿igualdad?

Antes de nada, quiero pedir a quien comience a leer esto, que lo lea por completo. Sino terminará con un mal concepto de lo que pretende decir este artículo. Gracias.
"Violencia machista". Es la expresión que ya estoy harto de leer y escuchar en la prensa. Se está demonizando el machismo, y se está llamando machista a lo que no lo es.
Para quien así de primeras no le vea sentido a mis palabras, iré un poco en orden para poner claridad. ¿Qué es el machismo? Pues simplemente el pensamiento de que el sexo masculino es superior al femenino. Visto así, ¿el machismo es malo? Pues oye, sí que lo es. ¿Y qué tan terrible es? Eso depende ya.
Ceder el paso a una dama, la mayoría diría que es un acto de cortesía. Pero no nos equivoquemos. Cortesía es ceder el paso a cualquier persona. Solo a las damas, eso es machismo. ¿Tan terrible es? Pensar que el hombre es el que tiene que dar el primer paso en una relación, es machismo. ¿Tan terrible es? Dar por sentado que el hombre tiene que trabajar para llevar dinero a casa, y que la mujer tiene que quedarse cuidando de la vivienda y los niños, es machismo. ¿Tan terrible es? Esto último, pues parece que es bastante peor que los dos ejemplos anteriores.
Podemos crecer en terribilidad. Que un hombre golpee frecuentemente a su pareja, porque se cree superior a ella y con derecho a hacerlo, es machista y terrible, muy terrible. Pero ojo. Hay personas que son así, violentas, con todo el mundo. ¿Debe ser considerada machista, una persona que es violenta con todo el mundo, hombres y mujeres, jóvenes, adultos y ancianos? Porque muchas veces en la prensa nos hablan de violencia machista, cuando solo tendrían que hablar de violencia. Sí, pegó a su pareja, ¿pero cómo trataba a los demás? Con esto, lo que se consigue es unir el término machista con el término maltratador. No es lo mismo pensar que la mujer tiene que limpiar, que pensar que está bien pegar a las mujeres. Insisto, ambas cosas son malas, ¿pero cuán terrible es cada una?
Llega aquí el caso extremo. Típico titular "otra víctima de la violencia machista". Muchas veces es correcto. Pero otras tantas se trata de un caso en el que un hombre ha asesinado a una mujer. ¿Qué tan horrible es un asesinato? De lo más horrible que hay, sin duda. Pero, ¿es esto machismo? Muchas veces se trata de un tipo que, sin haber golpeado, ni insultado, ni ninguneado, ni despreciado una sola vez en la vida a una mujer, se le cruzan los cables, y comete un asesinato.

Se está utilizando esto con muy malos fines. Se manipula a la gente para ganar elecciones. Hay familias que lo pasan muy mal con esto. Como la de aquel hombre que, tras descubrir que su mujer le era infiel, perdió la casa y la custodia de sus hijos en el juicio de divorcio. Se está demonizando la masculinidad, y también la feminidad. Se aplaude que una mujer apenas coja unos días de baja por maternidad. En una carrera de ingeniería apenas hay alumnas. ¿Son los ingenieros unos machistas, o es que ellas apenas se matriculan? En algunos casos, se llega a favorecer a la mujer frente al hombre.


¿Dónde queda la igualdad?

Cuando no haya que tomar medidas, es cuando habrá verdadera igualdad. Cuando no pensemos en la igualdad, porque ya no hará falta, porque igual dará.

lunes, 7 de marzo de 2011

Ecofalacias: bombillas de bajo consumo.

Uno de los frentes más importante en la lucha por la salvación del planeta es la reducción drástica del consumo de energía. Para ello se hace un análisis fácil. Primero nos preguntamos: ¿en qué actividades se consume principalmente la energía? Una vez obtenida la respuesta, se pregunta: ¿cómo podemos reducir el uso de energía en cada una de esas actividades, sin empeorar los resultados?
La respuesta a la primera pregunta es fácil: transporte, climatización e iluminación. El tema que toca este artículo es la iluminación.
Todos conocemos la bombilla incandescente, que se ha ido usando en todos los hogares desde hace más de un siglo, sin apenas modificar el diseño original de Tomas Alba Edison. El problema de esta bombilla era su eficiencia, de la energía consumida un 10% se convertía en luz y el 90% en calor. Todo un derroche. Nótese que hablo en pasado, porque la Unión Europea ha puesto fin a esto. No es algo que lo sepa todo el mundo, pero en septiembre de 2009 se dejaron de fabricar en Europa bombillas incandescentes de 100W o de potencia superior. En septiembre de este año dejarán de fabricarse las de 60W (las más usadas), y para finales de 2012 ya no se fabricará en Europa bombilla incandescente alguna. Enlace a la noticia de la Comisión Europea.
Trivializando preguntas sobre si esto es una campaña de obsolescencia tecnológica encubierta, podemos decir que hasta aquí bien, dejamos de usar un sistema altamente ineficiente para la iluminación. ¿Y cómo nos alumbramos ahora? Pues alternativas hay varias. Una que nadie quiere es la de las bombillas halógenas, que basan su funcionamiento en el mismo fenómeno que las bombillas incandescentes, pero alcanzan temperaturas menores, generando un ahorro energético ínfimo.
Si seguimos haciendo caso a la UE, la alternativa más alabada, promocionada, idolatrada, casi beatificada, es la bombilla fluorescente compacta, popularizada como "la" bombilla de bajo consumo. Todos recordamos cuando el Ministerio de Industria nos regaló una a cada uno (made in China, aunque yo no recibí ninguna). Veamos con qué ventajas nos las venden:
  •  Consume un 70% menos de energía que las incandescentes para el mismo nivel de iluminación.
  •  Su luz es blanca, pudiendo usarse filtros para conseguir cualquier color.
  •  Apenas se calientan.
  •  Son más duraderas (5000 horas) que las bombillas incandescentes(1500 horas).
Vaya, pues visto así son casi perfectas, ¿no? Sin embargo, hay cosas que no se mencionan.
  •  La duración de las bombillas incandescentes viene fijada por una regla de la industria promovida por un plan de obsolescencia programada. Una bombilla incandescente (bien hecha) puede durar 100 años sin apagarse NUNCA.
  •  La duración de las bombillas fluorescentes de bajo consumo se ve mermada grandemente por cada "clic" que se hace, esto es, cada vez que se enciende o se apaga.
  •  El consumo una vez encendida es bajo, sí, pero para encenderse demanda un pico de corriente extra.
  •  Tardan un tiempo en alcanzar su máxima luminosidad (antes una hora, en las más modernas este tiempo es de dos o tres minutos).
  •  Son mucho más difíciles de reciclar que las bombillas incandescentes, principalmente porque contienen mercurio. Olvidamos aquí que no contaminar no sólo implica reducir el consumo energético, sino también los residuos, especialmente los peligrosos.
Vaya, pues visto así no son tan buenas como las pintaban. Pero, oye, que si nos dicen que tenemos que comprar esas por algo será, ¿no? Pues por algo tiene que ser, eso seguro. No sé si es cosa de lobbies o de ignorantes, de lo que estoy seguro es de que no es porque sean las mejores.
¿Y qué alternativa queda entonces para iluminarnos y tener la conciencia tranquila? Que yo sepa, quedan las lámparas LED. Son más eficientes que las fluorescentes (90% de la energía consumida pasa a ser luz), no se deterioran por encenderlas/apagarlas, no requieren energía extra para "arrancar", son increíblemente duraderas (el valor normal son 25 años), las hay del color que quieras.
¿Y por qué no son populares? Pues hay quienes tiene argumentos en contra de ellas. Uno es que necesitan un circuito intermedio para conectarlas a la red eléctrica. Sí, es cierto, pero es un circuito muy integrado y minúsculo, que junto al minúsculo tamaño de los LEDs no supera el tamaño de una bombilla incandescente de toda la vida. Otros dicen que la tecnología LED está algo verde y que sólo sirve para iluminar cosas pequeñas y cercanas. A esos sólo hay que decirles que busquen imágenes de Shanghai de noche; sí, casi la totalidad de esa iluminación es LED.
Entonces, ¿estas bombillas sí son perfectas, verdad? Pues no, nada es perfecto. Cuando de aquí a 50 años se te funda tu primera bombilla LED (25 años si no la apagas nunca), el proceso de reciclado va a ser algo costoso, aunque al menos no produce residuos contaminantes. Otro problema más próximo en tiempo es el precio. La iluminación LED es cara. ¿Un lujo? Ni mucho menos. Entre 5€ y 10€ por bombilla normalita. Es caro en comparación con las bombillas incandescentes, pero si se popularizaran bajarían los precios, y además, no es caro si piensas que podrías dejarlas en herencia (que se amortizan rápido, vamos).

viernes, 4 de marzo de 2011

Ecofalacias: presentación

Desde hace un tiempo estoy siendo espectador de algo que me hace querer sacarme los ojos. Muchas grandes empresas (y no tan grandes) en las últimas décadas han acelerado el proceso de destrucción de nuestro planeta al que inevitablemente nos llevaba el crecimiento económico. Pero a finales de los ochenta una voz comenzó a cobrar fuerza: la voz ecologista. Durante un par de décadas se extendió con notable éxito, hasta que la presión popular (o eso se cree) hizo que empresas y gobiernos tomaran medidas para ralentizar el avance al caos (ralentizar, que no cambiar de rumbo).
¿Pero iban a permitir perder dinero? No no no no no no. Su nuevo objetivo pasó a ser cambiar de cara. Mostrar a la gente lo que quiere ver, para que sus conciencias estuvieran tranquilas, pero siguiendo sacando una gran tajada de todo. Dejando a parte discusiones sobre lo incompatibles que son los términos "crecimiento" y "desarrollo" con "sostenibilidad", lo que han venido haciendo aquellos que tienen el poder estos últimos años ha sido meternos la misma destrucción de siempre disfrazada de ecologismo, por la fuerza a través de nuestros ojos.

He bautizado esos actos de confusión y engaño como ecofalacias, y en posteriores artículos las iré desvelando.

viernes, 11 de febrero de 2011

Humo

Ha surgido mucha polémica con la ley antitacabo. Quizá demasiada. Lo más sonado... bueno, hay mucha verborrea, pero entre lo más sensato, lo más sonado es que todo esto no es más que una cortina de humo para que nos olvidemos de otras cosas. Señoras y señores, a estas alturas todo son cortinas de humo. Los supuestos debates políticos que parecen tertulias del corazón. Las tertulias del corazón. Las ligas importantes de fútbol. El AVE. Todo forma parte del circo.

Sin embargo, no todas las cortinas de humo son sólo eso. Y el tabaquismo es un problema real. Así que me gustaría hablar un poco de ello.

Originalmente, el tabaco
Creo que todo el mundo sabe que el tabaco es una planta, aunque cada vez me sorprendo más de ver personas con estudios que no tienen ni idea del origen de lo que consumen. Antiguamente se consumía de muchas maneras: se inhalaba su humo, se hacían infusiones, se comía, se untaba en la piel... llegó a tener importancia en ritos religiosos y en las costumbres de muchos pueblos. El hecho de contener una sustancia adictiva, la nicotina, ayudaba mucho a repetir la experiencia. No era nada a lo que mirar mal.

Actualmente
Como pasa con todo en este mundo consumista, acelerado, desbocado y sin control, el tabaco pasó a ser un producto cuyo proceso de producción se optimizó con un objetivo: obtener el máximo de ganancias. Eso se conseguía, a parte de con los métodos generales (maquinaria, organización de la producción, reducción de costes, publicidad, etc.), generando una fuerte adicción en las personas que lo probaran.
Meterse humo en el cuerpo (sea cual sea su origen) es malo, sí. La nicotina es adictiva, sí. Pero es que se ha llegado al extremo de añadir nicotina de forma artificial, y de añadir otros muchos aditivos adictivos que son mucho más perjudiciales que el humo del vegetal y la nicotina.

Hay cosas peores
Es una de las muletillas de los "defensores" del tabaco (no sé por qué se les llama así, no defienden el tabaco, sino más bien la situación de que existan fumadores). El hambre en el mundo, las guerras, la caza furtiva, el calentamiento global. Sí, el mundo está hecho un asco, y si hacemos una lista desde el principal problema hasta el más leve, el tabaco no está entre los primeros.
¿Y QUÉ? Es una falacia muy fácil para huir de la conversación, pero ahora estamos hablando del tabaco. El que haya cosas peores no implica que esto no sea malo y que no se tenga que hablar de ello. Es como si tras atropellar intencionadamente a la mascota de mi vecino, y mantener una discusión con él, le suelto "ey, que los atentados del once de marzo fueron peores". Lo demás, aunque sea peor, no viene al caso.

De algo hay que morir
Es la otra gran muletilla. Y no se puede estar más de acuerdo con algo. No somos inmortales, la muerte es parte de la vida, necesaria, justa a veces, y si se toma bien, hasta alegre.
Que de algo hay que morir estoy de acuerdo; y no sé los demás, pero yo prefiero morir de viejo, sin sufrimiento, dormirme un día y no volver a despertar, marchando en paz sintiendo que lo he hecho lo mejor que he podido; en vez de pasar meses o años sufriendo yo, y haciendo sufrir a la gente que me rodea, que ve como me autodestruyo de una forma lenta y fatídica.
"¿Y si mañana me atropella un coche?" dicen algunos. Bueno, ¿y si no lo hace?

Libertades
Por supuesto, cada uno es libre de elegir. Que no se ofenda alguien si le digo que deje de fumar. No es una orden, no le digo lo que tiene que hacer. Es un consejo. ¿Y quién soy yo para aconsejar a nadie? Bueno, si vas paseando por un puente, y ves que alguien va a saltar para quitarse la vida, ¿se lo permitirías? ¿No intentarías al menos invitarle a no hacerlo? ¿Cómo te sentirías si muriera sin que hubieses hecho nada? Y por favor, que no suene el "no compares". La diferencia entre saltar del puente y fumar, es el tiempo que pasa desde el inicio al final, y la posibilidad de volver atrás, o al menos quedarse a medio camino.
"No me digas que no fume, que tú no fumas, pero haces esto, y esto, y esto otro." Sí, está claro, nadie es perfecto. Pero los errores de los demás JAMÁS deberían servir para justificar los nuestros. El médico fumador que pide a su paciente que no fume es un hipócrita, pero su consejo sigue siendo válido, verdadero y bueno.

Lecciones de dinámica de fluidos
Pasa con dicho médico lo que pasa con muchos otros: no importa cuán experta sea una persona en un cierto tema, si a alguien le molesta su opinión surgirá un "¿y tú qué sabes?". Generalmente el que dice esa frase es quien en verdad no tiene ni idea. La dinámica de fluidos es la rama de la Física que estudia el comportamiento de líquidos y gases. Un fumador se cree experto en esta materia, decidiendo dónde molesta y dónde no molesta el humo que esparce. Pero no tiene ni idea de dinámica de fluidos. Un gas siempre, SIEMPRE, tiende a ocupar todo el espacio disponible. No va en una dirección mágica hacia donde no molesta esquivando a toda persona susceptible de irritarse. Pero es más, el humo del tabaco es más denso que el aire, lo que implica que no asciende, sino todo lo contrario. Esto es en verdad cierto sólo para la misma temperatura. Como el humo recién salido del cigarro está muy caliente, en ese instante el gas es más ligero y tiende a subir ligeramente, pero a escasos centímetros del stick su ínfima masa térmica hace que se enfríe rápidamente, igualando su temperatura a la del aire que lo rodea y en el que se está mezclando.
Hay otros temas a tratar, como las corrientes de aire, que ni por asomo hacen que el humo salga mágicamente por una ventana (sino abrirla en verano para que entre el fresco o para ventilar sería una estupidez), pero la verdad es que esta materia es bastante complicada.

Respeto
A fin de cuentas, tanta cortina de humo lo único que tiene como objetivo es eliminar el respeto entre nosotros, para olvidarnos de la falta de respeto hacia los que de verdad se lo merecen.
Así que todos deberíamos ser respetuosos para eliminar estas cortinas. Respetar que una persona quiera fumar. Respetar que seres queridos y personas altruistas se preocupen por nosotros y nuestra salud. Respetar la salud de los demás, independientemente de lo que hagamos con la propia. Respetar el entorno en el que nos encontramos. Comprender que no todo es blanco o negro. Decir las cosas con amabilidad. Diferenciar entre lo que es de uno, y lo que es de varios.



¿Quizá si nos calmamos, el humo se posará en el suelo, y podremos ver con mayor claridad?